EL USO DE LAS REMERAS PARA ESTE VERANO

Hoy por la mañana desperté pensando en la remera que mi prima me mostró cuando vino de viaje: fue la más encantadora remera para verano que jamás he visto pues tenía unos colores claros, veraniegos y agradables a simple vista. Quedé impresionada cuando la vi, y me moría de ganas por preguntarle el lugar exacto de la compra.

Todavía no tengo palabras para describir lo que vi, así que mejor les cuento lo que hice:

Me bañé, acomodé mis cosas y traté de animar a mamá para que me lleve al centro comercial. Lastimosamente ella ya tenía otros planes para hoy. Así que me dijo: lo siento, tendrás que ir sola.

Entonces, salí a la calle con la firme intención de comprar una remera igual a la de mi prima. O algo similar que logre calmar mi ímpetu veraniego.

Cuando llegué al centro comercial fui directo a la sección de ropa y encontré a pocos metros un letrero que decía: venta remeras por mayor. Para mi suerte, la tienda había empezado a mostrar la nueva colección de remeras de verano.

Siempre creo que lo mejor está al por mayor, así que llevé una cantidad de dinero con la intención de comprar algunas remeras al por mayor.

No tuve que buscar mucho para darme cuenta que habían una remeras de verano súper lindas. Agradables, suaves, finas y de buena calidad. Puedo dar fe que eran de buena calidad aunque estuvieran en venta al por mayor.

Miré diferentes remeras según el precio y la cantidad, y terminé pensando: quiero llevarme todas. Así; por varios minutos, empecé a probarme algunas docenas de remeras como eligiendo las que iba a comprar.

Después de probarme todas las que me gustaban, no tenía más dudas: había encontrado remeras de verano encantadoras. Y no sé si era mi ansiedad o sería porque en verdad las remeras tenían excelentes acabados.

“Quizá era mi inconsciente pero mis ojos no veían nada más que remeras de verano similares a la de mi prima”.

Así que me animé y compré algunas remeras al por mayor. Bueno, no llevé pocas. En total fueron 24 unidades las que compré… Y sí que me sentí mejor, pues así tengo algunas para mí y otras para venderles a mis amigas.

Mi nombre es Luciana, y particularmente me gustan las cosas sencillas y lindas. Por eso siempre digo que el vestirse a la moda en verano es cosa fácil si sabes combinar la remera con cada ocasión. Pero ten mucho cuidado si escoges remeras de color blanco ya que con un accidente (que te caiga agua) puedes parecer muy sexy y provocativa.

También debes identificar qué uso le vas a dar a las remeras por ejemplo: si deseas una remera para el verano, escoge colores claros combinados con colores fuertes y coloridos.

Si la remera es para verano pero es para salir en grupo, escoge colores oscuros o enterizos. Pero tampoco que no sean tan oscuros. Más bien, trata de combinar la remera con los colores del maquillaje que usarás, con el color de tu jean, con el color de tus uñas o con tus zapatos.

Por cierto, el lugar donde vas a ir tiene mucha importancia ya que para cada sitio hay una remera diferente o acondicionada para ese momento. No dejes nada al azar si quieres agradar a las personas o a un chico.

Bien chicas, eso fue todo por hoy. Terminé muy cansada con la visita a la tienda comercial. Les  seguiré contando más a cerca de la moda, mis compras y las remeras de verano (especialmente cómo usarlas, combinarlas y cómo sacarles provecho en cada ocasión).

Buenas noches, desde mi cama les envío un abrazo Franchesca.